PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El CIAM propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.

 


El Reino de un Dios crucificado, que no fracasa



Solemnidad de  JESUCRISTO  REY  del universo
XXXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Año B - 26.11.2006

 

Daniel  7,13-14

Salmo  92

Apocalipsis  1,5-8

Juan  18,33-37

 

Reflexiones

¡Qué extraña forma de proclamarse Rey! El Cristo de la Pasión, en diálogo con el procurador romano (Evangelio), posee las insignias de un rey: una corona sobre la cabeza, un bastón en la mano, una capa roja, las reverencias de los soldados... ¡Son los signos de un rey derrotado! Los jefes religiosos, la gente en la plaza, los soldados romanos ya están convencidos: lo han destruido, pueden cantar victoria. Pilato sigue perplejo ante la serenidad de un hombre que, en esas condiciones, insiste en llamarse rey, aunque no de un reino de este mundo. Pilato no puede entender este lenguaje, y menos aún el tema de la verdad (v. 36-37). Sus preguntas inquisitivas tienen un sentido político: le basta haber averiguado que ese hombre, en tal estado, no constituye una amenaza para el imperio de Roma.

 

Será el mismo Pilato, representante del imperio más poderoso del mundo, quien reconocerá la realeza de Cristo, con aquella inscripción sobre la cruz: “Jesús Nazareno, el rey de los Judíos” (Jn 19,19). Jesús encarna el verdadero “hijo de hombre”, aquel misterioso personaje  -¡preludio de un nuevo pueblo!-  anunciado por el profeta (I lectura), que recibe de Dios poder real sobre todos los pueblos, un reino que “no tendrá fin”. El pueblo de Daniel, por el momento, experimenta la opresión, pero no renuncia a sueños grandiosos para el futuro. El pueblo del nuevo Reino tendrá como punto de convergencia a Cristo. Lo han atravesado, pero es el Alfa y la Omega (II lectura).

 

Jesús no renuncia a su título de rey, pero lo libera de las cosas vanas de los reinos de este mundo y lo enriquece con contenidos nuevos, evangélicos: el que es el primero debe servir a los demás; no hace alianzas con los ricos y poderosos, pero escoge estar al lado de los últimos; no da órdenes, pero obedece; no mata a nadie, pero muere Él por todos; lo que importa no es ser servido, sino hacerse servidores.

 

Pilato muestra ante todos al hombre, al rey derrotado, coronado de espinas... Jesús ha proclamado varias veces su identidad, su Evangelio. El que quiso lo pudo entender. Ahora Jesús está allí, ante todos, espera en silencio. Cada cual debe dar su respuesta personal, hacer su opción de vida: escoger el camino fácil del poder y de las riquezas, o triunfar haciéndose discípulos humildes y pobres de un rey derrotado, crucificado y resucitado. ¡Por amor! Seguir los pasos de un rey derrotado puede parecer un fracaso, sin embargo, ¡el Reino de Dios no fracasa! El Papa lo ha repetido recientemente a los obispos de Suiza, comentando en forma amplia y creativa la parábola de los invitados al banquete (cf. Lc 14,15-24). A pesar de los continuos rechazos de parte de la libertad humana, Dios no fracasa. Siempre busca nuevos caminos para realizar su plan de salvación para toda la familia humana.  (*)

 

En esta obra de salvación Él quiere involucrar a muchos amigos y comprometerlos en la Misión en todo el mundo. Junto al trabajo cotidiano, capilar y escondido de misioneros y misioneras, hay múltiples iniciativas que dan cierta visibilidad a la obra evangelizadora. Algunos ejemplos: en octubre, se ha celebrado en Tailandia el I Congreso Misionero Asiático. El 19 de noviembre pasado ha concluido en Uagadugú (Burkina Faso) el I Congreso Misionero de África Occidental, a corta distancia del próximo Congreso Misionero Africano, que tendrá lugar en Dar-es-Salaam (Tanzania). Acaba de realizarse en Roma (16-20 de noviembre) el simposio internacional “Europa, Tierra de Misión”. En Brasil se abre hoy (fiesta de Cristo Rey) la “Campaña de Evangelización 2006”, para el tiempo de Adviento, con el tema “Discípulos y Misioneros”. Se trata de algunas iniciativas continentales que, aunque limitadas, sirven para renovar el ardor misionero por el Reino de Dios.

 

 

Palabra del Papa

(*)  “Dios no fracasa. O, más exactamente: al inicio Dios fracasa siempre, deja actuar la libertad del hombre, y ésta dice continuamente ‘no’. Pero la creatividad de Dios, la fuerza creadora de su amor, es más grande que el ‘no’ humano... Dios va más allá del judaísmo y abraza al mundo entero para unirlo en el banquete de los pobres... La sala vacía se convierte en una oportunidad para llamar a un mayor número de personas. El amor de Dios, la invitación de Dios, se extiende... Se formará la Iglesia de los paganos. Y se formó, y sigue formándose... Dios tampoco fracasa hoy. Aunque muchas veces nos respondan ‘no’, podemos tener la seguridad de que Dios no fracasa... Precisamente en nuestro tiempo constatamos cómo los primeros invitados dicen ‘no’. En efecto, la cristiandad occidental, o sea, los nuevos ‘primeros invitados’ en gran parte ahora se excusan, no tienen tiempo para ir al banquete del Señor. Vemos cómo las iglesias están cada vez más vacías; los seminarios siguen vaciándose, las casas religiosas están cada vez más vacías. Vemos las diversas formas como se presenta este ‘no, tengo cosas más importantes que hacer’. Y nos asusta y nos entristece... Pero Dios no fracasa. También hoy encontrará nuevos caminos para llamar a los hombres y quiere contar con nosotros como sus mensajeros y sus servidores”.

Benedicto XVI

Homilía en la Misa con los obispos de Suiza, en Roma, 7.XI.2006

 

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 26/11: S. Leonardo de Puerto Mauricio (1676-1751), sacerdote franciscano, itinerante, entregado a las misiones populares. Él tuvo la idea de la práctica del Viacrucis.

- 26/11: B. Santiago Alberione (1884-1971), fundador de la Familia Paulina (una decena de instituciones), para una presencia del Evangelio en los medios de comunicación social y para la promoción de las vocaciones.

- 26/11: Memoria del Card. Charles Lavigerie (1825-1892), obispo de Argel, fundador de los Misioneros de África (Padres Blancos).

- 29/11 y días siguientes: Bb. Eduardo Burden (+1588), Jorge Errington (+1596) y compañeros; S. Cutberto Mayne (+1577), Ss. Edmundo Campion (+1581) y compañeros; B. Ricardo Langley (+1586) y muchos otros sacerdotes y laicos martirizados en Inglaterra bajo el reinado de Isabel I.

- 29/11: Bb. Dionisio Berthelot y Redento Rodríguez, religiosos carmelitas, esclavizados y martirizados por los musulmanes (+1638) en Aceh (Sumatra, Indonesia).

- 30/11: S. Andrés, apóstol, hermano de Simón Pedro. Predicó el Evangelio en Grecia, donde murió crucificado.

- 1/12: B. Clementina Anuarite Nengapeta (1940-1964), religiosa de la R. D. de Congo, asesinada en Isiro durante la rebelión de los ‘simbas’; es mártir de la castidad y del perdón.

- 1/12: B. Carlos de Foucauld (1858-1916), sacerdote, asesinado en Tamanrasset, en el desierto argelino, por una banda de ladrones; es testigo de amor a la Eucaristía, misión y diálogo.

- 1/12: Jornada Mundial de la lucha contra el SIDA-AIDS (instituida por la ONU-OMS).

- 2/12: B. Liduina Meneguzzi (1901-1941), religiosa de las Salesias de Padua, misionera, fallecida en Dire Dawa, Etiopía.


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballan, mcci – Director emérito del CIAM, Roma

Sito Web:    www.ciam.org    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++