PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El CIAM propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.

La contemplación del Buen Pastor te abre a la Misión

 

IV Domingo de Pascua

Año B – 07.5.2006

 

Hechos  4,8-12

Salmo  117

1Juan  3,1-2

Juan  10,11-18

 

Reflexiones

El cuarto domingo de Pascua es, tradicionalmente, el “Domingo del Buen Pastor”, por el pasaje del Evangelio de hoy. El Buen Pastor es la primera imagen introducida por los cristianos, ya desde los tiempos de las catacumbas, para representar a Jesucristo, muchos siglos antes del crucifijo. La razón de esta antigüedad está en la riqueza bíblica de la imagen del pastor (cf. Éxodo, Ezequiel, Salmos…), con el cual Jesús se ha identificado y que Juan ha leído en clave mesiánica. Existen abundantes expresiones de la vida y la relación entre el pastor y las ovejas: entrar-salir, abrir, llamar-escuchar, conducir, caminar, seguir, conocer, dar la vida… Hasta la identificación plena de Jesús con ‘el buen pastor que entrega su vida por las ovejas’ (v. 11.14). Es interesante notar que el texto griego emplea la expresión “pastor hermoso” (v. 11.14), es decir, bueno, perfecto, que une la perfección estética y ética.

 

Él ofrece su vida por todos: Él l tiene también otras ovejas a las que debe recoger, hasta formar un solo rebaño con un solo pastor (v. 16). Él no renuncia a ninguna oveja, aunque estén lejos o no le conozcan: todas deben entrar por la puerta que es Él mismo, porque Él es el único salvador. La misión de la Iglesia se mueve con estos parámetros de universalidad: vida ofrecida por todos, la perspectiva del único rebaño, la vida en abundancia... Aunque la grey sea numerosa, nadie sobra, nadie queda perdido en el anonimato; antes bien, las relaciones son personales: el pastor conoce a sus ovejas, y éstas lo conocen (v. 14), las llama a cada una por su nombre (v. 3).

 

La intensidad y el amor del Buen Pastor al ofrecer su vida por las ovejas producen frutos maravillosos: nos hacen hijos de Dios (II lectura). Juan nos lo asegura: “Pues ¡lo somos!” y un día veremos a Dios “tal cual es” (v. 1-2). Con el ofrecimiento de su vida, el Buen Pastor se convierte en el Salvador único y universal, de todos. Lo afirma con decisión el apóstol Pedro, hablando de Jesucristo ante el Sanedrín (I lectura): “Ningún otro puede salvar; bajo el cielo, no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos” (v. 12).

 

Seguir las huellas de Jesús ‘el Buen Pastor’ es también el objetivo que se propone hoy la 43° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, con la invitación a reflexionar sobre el tema de la “Vocación en el misterio de la Iglesia”. (*)  La vocación de especial consagración (sacerdocio, vida consagrada, vida misionera, servicios laicales…) se fortalece en la experiencia personal de sentirse amado y llamado por Alguien que existe antes que uno. Para cualquier tipo de vocación, es determinante sentir como verdadera esta palabra de Jesús: “Conozco a mis ovejas y las mías me conocen” (v. 14). Se trata de una experiencia fundante, que el teólogo protestante K. Barth, superando el idealismo cartesiano, expresa así: “Cogitor, ergo sum” (soy pensado, luego existo). Sentirse en el corazón de Dios te hace sentir grande, con vida, te da seguridad, te hace sentir hijo y hermano, te hace apóstol.

 

Te abre el corazón hacia el mundo, compartiendo las ansias y preocupaciones del Buen Pastor, que tiene “además otras ovejas” (v. 16) que recoger y salvar. La contemplación lleva a la identificación con el Buen Pastor: te hace Iglesia misionera, con horizontes tan grandes como el mundo entero. Ésta es, por ejemplo, la aspiración y el programa misionero del obispo de Verona, padre Flavio Roberto Carraro, después de la celebración del Sínodo diocesano (2005): “Habilitar las parroquias a no ser rebaños tranquilos donde se cuida de la gente que ha quedado, sino más bien ser campos-base donde se experimenta el encuentro con el Señor Resucitado y de donde se sale para anunciar a Jesús. Ayudar a los cristianos a no ser tan sólo praticantes, sino a saber tomar la palabra para dar razón de la esperanza que está en ellos”.

 

 

Palabra del Papa

(*)  “Recordando la recomendación de Jesús: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies» (Mt 9,37-38), percibimos claramente la necesidad de orar por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. No ha de sorprender que donde se reza con fervor florezcan las vocaciones. La santidad de la Iglesia depende esencialmente de la unión con Cristo y de la apertura al misterio de la gracia que actúa en el corazón de los creyentes. Por ello quisiera invitar a todos los fieles a cultivar una relación íntima con Cristo, Maestro y Pastor de su pueblo, imitando a María, que guardaba en su corazón los divinos misterios y los meditaba asiduamente (cf. Lc 2,19)”.

Benedicto XVI

Mensaje para la 43 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, 7.5.2006

 

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 7/5: 43° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

- 8/5: B. María Catalina de S. Agustín Symon de Longprey (+1668), de las Hermanas Hospitalarias de la Misericordia, entregada al cuidado de los enfermos en Quebec (Canadá).

- 8/5: Jornada Internacional de la Cruz Roja (desde 1929) / y de la Media Luna Roja.

- 9/5: S. Pacomio (Alto Egipto, 347-348), padre del monacato cristiano.

- 10/5: S. Juan de Ávila (1500-1569), entregado a las misiones populares en el sur de España, amigo y socio de los grandes reformadores de su tiempo; es el patrono de los sacerdotes diocesanos españoles.

- 10/5: B. Juan Merz (1928), laico de Croacia, humanista, comprometido en la vida social.

- 11/5: P. Mateo Ricci (1552-1610), sacerdote jesuita italiano, que vivió, murió y está enterrado en Beijing; fue pionero de una nueva presencia cristiana y misionera en China.

- 13/5: Aniversario de las apariciones de la Virgen María en Fátima (Portugal, 1917).



+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballan, mcci – Director emérito del CIAM, Roma

Sito Web:    www.ciam.org    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++