Via Urbano VIII, 16 - 00165 ROMA (Italia)
Tel. 06/698.81024; Fax 06/698.81332
E-mail: info@euntes.net

PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El EUNTES.NET propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.



Adviento: tres personajes para un solo Señor
 
II Domingo de Adviento
Año B –  10-12-2017
 
Isaías  40,1-5.9-11
Salmo  84
2Pedro  3,8-14
Marcos  1,1-8
 
Reflexiones

Tres son los personajes principales que, en el tiempo de Adviento, nos preparan para el encuentro con Cristo: el profeta Isaías, Juan el Bautista y María. Cada uno de ellos tiene una relación misionera especial con el Salvador que viene: Isaías lo preanuncia, Juan lo señala ya presente, María lo ofrece. Pero hay otros personajes que también tuvieron una relación particular con el niño Jesús: San José, Zacarías, Isabel, Simeón, Ana… En Israel, entre los llamados “pobres de Yahvé”, la espera de un Mesías era intensa, aunque para muchos resultaba confusa y estaba mezclada de esperanzas humanas.

 

Asimismo, hoy la esperanza es un valor en crisis de contenidos, porque muchos desconocen lo que más necesitan para conseguir su crecimiento integral. En una pieza teatral emblemática de nuestro tiempo, el escritor irlandés Samuel Beckett, Premio Nobel de Literatura (1969), denuncia lo absurdo de la condición humana: la obra “Esperando a Godot” se desarrolla en la larga espera de un personaje importante, pero desconocido, con perfil y trazos nebulosos. Cuando ya se dice que ese personaje está a punto de llegar, la espera decae, su presencia se desvanece. No hay el encuentro. No ha ocurrido nada. La larga espera ha sido vacía. ¡Una ilusión total!

 

No así la esperanza cristiana, que es un dinamismo de apertura y de encuentro con una Persona, que es el Salvador de todos, con un nombre y un rostro bien definidos: se llama Jesucristo. Él es el centro del anuncio misionero de la Iglesia. De Él quiere hablar el evangelista Marcos desde el «Comienzo del Evangelio de Jesús, el Cristo, Hijo de Dios» (Mc 1,1). ). La vida, cualquier vida, comienza con una buena noticia. Sobre el pesimismo y las noticias trágicas no se construye el futuro. La vida, la salvación nacen y crecen siempre como buena noticia. El anuncio del Evangelio, la misión arrancan siempre de la buena noticia de Jesús Salvador.

 

El profeta Isaías (I lectura) quiere abrir el corazón del pueblo a la esperanza en un futuro de libertad y de retorno a la patria, porque se acabó la esclavitud de Babilonia y la tribulación ha llegado a su fin (v. 2). La consolación que el profeta anuncia con insistencia (v. 1) no es solo de palabras, sino con indicaciones para preparar en el desierto un camino al Señor (v. 3-4). Dios mismo se hace pastor que reúne el rebaño y lo conduce con amor (v. 11). Es preciso gritar en voz alta este mensaje gozoso (v. 9). Juan el Bautista (Evangelio) hace aún más concreto el mensaje de Isaías: él mismo prepara el camino al Señor (v. 3), “predicando un bautismo de conversión” (v. 4), anunciando la presencia de Uno que puede más que él (v. 7), que bautizará con Espíritu Santo (v. 8). Gracias al anuncio misionero y a la preparación del nuevo camino del Señor “en el desierto”, cambia totalmente el panorama espiritual del creyente. De esta manera, comienzan de veras el “cielo nuevo y la tierra nueva” (II lectura, v. 13). Una realidad que, de modo ejemplar, está ya presente en María, la toda pura, “sin mancilla y sin tacha” (v. 14): ella es la Inmaculada (8 de diciembre).

 

También el Patrono de las misiones, S. Francisco Javier (su fiesta es el 3 de diciembre), misionero en la India y Japón hace casi cinco siglos, sentía la urgencia de anunciar a Jesús el Salvador, y escribía: “Muchos, en estos lugares, no son cristianos simplemente porque no hay quien los haga tales. Muchas veces me vienen ganas de recorrer las universidades de Europa, principalmente la de París, y de ponerme a gritar por doquier, como quien ha perdido el juicio, para impulsar a los que poseen más ciencia que caridad, con estas palabras: ‘¡Ay, cuántas almas, por vuestra desidia, quedan excluidas del cielo y se precipitan en el infierno!’ ¡Ojalá pusieran en este asunto el mismo interés que ponen en sus estudios!”. (*)

 

Es legítima, ciertamente, alguna reserva sobre el lenguaje teológico de la época de Javier, pero nadie puede poner en duda la urgencia de suscitar, también hoy, nuevas vocaciones de misioneros y de misioneras que anuncien a todos los pueblos que Jesucristo es el Salvador. El mundo tiene extrema necesidad de Él. Lo confirman las tragedias y los hechos sobresalientes de cada día. La oración de Adviento  Ven, Señor!-  es fuertemente actual. Pero Él quiere llegar a los demás, a todos, también por medio de nosotros, de nuestro testimonio, de nuestra palabra.

 

 

Palabra del Papa

(*)  “Nuestra esperanza es siempre y esencialmente también esperanza para los otros; solo así es realmente esperanza también para mí. Como cristianos, nunca deberíamos preguntarnos solamente: ¿Cómo puedo salvarme yo mismo? Deberíamos preguntarnos también: ¿Qué puedo hacer para que otros se salven y para que surja también para ellos la estrella de la esperanza? Entonces habré hecho el máximo también por mi salvación personal.

Benedicto XVI
Encíclica Spe Salvi (2007) n. 48

 Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 10/12: Memoria de Thomas Merton (Francia 1915-1968 Tailandia), monje trapense en Kentucky (USA), místico y escritor fecundo, maestro de espiritualidad moderna y de diálogo.
- 10/12: Jornada Mundial de los Derechos Humanos (ONU, 1948).
- 12/12: Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, aparecida sobre la colina del Tepeyac en México (1531) al indígena San Juan Diego, con un mensaje de esperanza en los comienzos de la evangelización de América: “No temas. ¿No estoy yo aquí que soy tu madre?”
- 14/12: S. Juan de la Cruz (1542-1591), sacerdote carmelita español, místico y doctor de la Iglesia, reformador de la Orden Carmelitana junto con S. Teresa de Ávila.
- 14/12: S. Nimatullah Youssef Kassab Al-Hardini (1808-1858), sacerdote maronita libanés, hombre ascético, entregado al estudio y a la actividad pastoral.
- 16/12: B. Felipe Siphong Onphitak (1907-1940), padre de familia y catequista, protomártir de Tailandia. Cuando el párroco fue expulsado, lo escogieron para ser guía de su comunidad y, más tarde, fue asesinado en Mukdahan. En Tailandia se cuentan también otros mártires: el B. Nicolás Bunkerd (ver 12.1), 2 religiosas (ver 26-12) y 4 laicos.
- 16/12: Bb. José Thao Tien (1918-1954), primer sacerdote y protomártir de Laos, beatificado en Vientiane (2016) junto con otros 16 mártires: 5 misioneros MEP (franceses), 6 Oblatos de María Inmaculada (5 franceses y un italiano), y 5 catequistas laosianos; todos los 17 fueron matados por los comunistas Pathet Lao, entre 1954 y 1970,

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)
Sitio Web:   www.euntes.net    “Palabra para la Misión”
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++