Via Urbano VIII, 16 - 00165 ROMA (Italia)
Tel. 06/698.81024; Fax 06/698.81332
E-mail: info@euntes.net

PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El EUNTES.NET propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.

Los “pies” de la Iglesia misionera hacia “todos los pueblos”

VII Domingo de Pascua – Ascensión de Jesucristo al cielo

Año C – 12-5-2013

 

Hechos  1,1-11
Salmo  46
Hebreos  9,24-28; 10,19-23
Lucas  24,46-53
 
Reflexiones

La Ascensión de Jesús al cielo se presenta bajo tres aspectos complementarios: 1°. como una gloriosa manifestación de Dios (I lectura), con la nube, hombres vestidos de blanco, referencias al cielo... (v. 9-11); 2°. como epílogo de una hazaña difícil y paradójica, pero exitosa (II lectura); 3°. como envío de los apóstoles (Evangelio), en calidad de “testigos” para una misión grande como el mundo: predicar, en el nombre de Jesús, “la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos” (v. 47-48).

 
El acontecimiento pascual de Jesús da sustento a la gozosa esperanza de la Iglesia y a la serena confianza de los fieles de poder gozar un día de la misma gloria de Cristo (Prefacio). El compromiso apostólico y el optimismo que anima a los misioneros del Evangelio radican en la certeza de ser portadores de un mensaje y de una experiencia de vida lograda, gracias a la garantía de la resurrección. Ante todo, es vida que ya ha tenido éxito pleno en Cristo resucitado; y lo va teniendo, aunque solo parcialmente, también en la vida de los miembros de la comunidad cristiana. Los frutos de vida nueva ya se dan: es preciso verlos y saber apreciarlos. (*)

 
Los Apóstoles y los misioneros de todos los tiempos  se convierten en Sus “testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo” (Hch 1,8; Lc 24,48), en un movimiento que se abre progresivamente en espiral, del centro (Jerusalén) hacia una periferia tan vasta como el mundo entero. En efecto, el mundo entero es el campo al cual Jesús, antes de subir al cielo, envía a sus discípulos como testigos (Evangelio): “a todos los pueblos” para predicar la conversión al Dios de la misericordia, que perdona los pecados y salva (v. 47).

 
La misión de testimonio es radical y eficaz, como lo demuestra la historia de la evangelización, desde los comienzos (Hechos de los Apóstoles) hasta nuestros días. Esta tarea corresponde a personas adultas por la edad y en la fe, pero también a los jóvenes. El compromiso misionero de los jóvenes brota, en particular, del sacramento de la Confirmación. Esta es una etapa significativa en su camino cristiano, que los prepara al testimonio de la fe y a la misión. La Confirmación ha de llevar a los jóvenes al compromiso apostólico y a ser evangelizadores de otros jóvenes. El Papa Benedicto XVI solía repetirlo a los jóvenes: “Sean los apóstoles de los jóvenes”.

 
Las últimas palabras de los Evangelios son el lanzamiento de la Iglesia en misión  -¡una Iglesia en permanente estado de Misión!-  para continuar la obra de Jesús. ¡En todas partes, siempre! La mirada al cielo (Hch 1,11), meta final e inspiradora del gran viaje de la vida, no distrae ni quita energías; por el contrario, estimula a los cristianos y a los evangelizadores a tener siempre una mirada de amor hacia el mundo, un compromiso misionero generoso y creativo, sintonizado con las situaciones concretas, en favor de la vida de la familia humana. Dejando de lado, por tanto, todo espiritualismo alienante, hay que estar bien arraigados en la historia, lugar en el cual Cristo realiza nuestra salvación. Se nos invita a llevar a cabo esta misión con esperanza y realismo, sostenidos por la “fuerza del Espíritu Santo” (Hch 1,8). Con la certeza de la presencia continua de Jesús que bendice a los suyos, los mira con benevolencia y los llena de “gran alegría” (Lc 24,50-52). La ascensión no significa ausencia del Señor, sino otra manera de estar presente (Mt 28,20; Mc 16,20): todos los días Él actúa junto con sus discípulos y confirma con signos la Palabra que ellos predican.

 
En algunas imágenes del misterio de la Ascensión, una nube envuelve el cuerpo de Jesús, dejando que se vean tan solo sus pies: emblemáticamente, son los pies de la Iglesia misionera, los  pies de los cristianos, evangelizadores y evangelizadoras, que, por los caminos del mundo, llevan a todos los pueblos el Evangelio. A cada persona, grupo o categoría, a los jóvenes y a los ancianos. Anuncian el Evangelio con su misma vida, con la palabra, utilizando los medios (?) más modernos de la comunicación social (prensa, filmes, videos, internet, sms, blog, sitios web y otros de mensajes digitales), que ofrecen oportunidades nuevas para la evangelización y la catequesis. ¡Son caminos y desafíos nuevos de la Misión! (**)

 
Palabra del Papa

(*)  La Ascensión de Jesús al Cielo nos hace conocer esta realidad tan consoladora para nuestro camino: en Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, nuestra humanidad ha sido llevada junto a Dios; Él nos abrió el camino; Él es como un jefe de cordada cuando se escala una montaña, que ha llegado a la cima y nos atrae hacia sí conduciéndonos a Dios. Si confiamos a Él nuestra vida, si nos dejamos guiar por Él, estamos ciertos de hallarnos en manos seguras, en manos de nuestro salvador, de nuestro abogado”.

Papa Francisco

Catequesis en la audiencia general del miércoles 17-4-2013

(**)  Las redes sociales deben afrontar el desafío de ser verdaderamente inclusivas: de este modo, se beneficiarán de la plena participación de los creyentes que desean compartir el Mensaje de Jesús y los valores de la dignidad humana que promueven sus enseñanzas. En efecto, los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas para las que este espacio existencial es importante”.

Benedicto XVI

Mensaje para la 47 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (12-5-2013)

 Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 12/5: Ascensión del Señor Jesús al cielo, después de haber enviado a los Apóstoles al mundo entero. – 47 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, bajo el tema: “Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización.
- 13/5: Aniversario de las apariciones de la Virgen María en Fátima (Portugal, 1917).
- 13/5: Recuerdo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, inaugurada (2007) en Aparecida (Brasil) por el Papa Benedicto XVI.
- 14/5: S. Matías Apóstol, llamado a integrar el grupo de los Doce Apóstoles (Hech 1,15-26).
- 14/5: B. Teodora (Ana Teresa) Guérin (1798-1856), religiosa francesa de las Hermanas de la Divina Providencia, misionera en Indianápolis (USA).
- 15/5: S. Isidro, el labrador (Madrid, aprox. 1080-1130), esposo de la B. María de la Cabeza: fue ejemplo de trabajo y de confianza en la Providencia.
- 15/5: Jornada Internacional de la Familia, instituida por las Naciones Unidas en 1994.
- 16/5: B. Simón Stock (+1265), eremita inglés, entró en la Orden de los Carmelitas, dando impulso a la devocón mariana y a la consolidación de la Orden; murió en Burdeos (Francia).
- 17/5: S. Pascual Bailón (1540-1592), franciscano español; por su especial amor  a la doctrina sobre la Eucaristía, León XIII lo proclamó Patrono de los Congresos Eucarísticos.
- 17/5: B. Iván Ziatyk (1899-1952), sacerdote ucraniano, redentorista; fue encarcelado, condanado a  trabajos forzosos en el campo de Oserlag, cerca de Irkutsk (Siberia), donde murió.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)
Sitio Web:   www.euntes.net    “Palabra para la Misión”
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++