Via Urbano VIII, 16 - 00165 ROMA (Italia)
Tel. 06/698.81024; Fax 06/698.81332
E-mail: info@euntes.net

PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El EUNTES.NET propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.



Dar nuevo vigor a la Fe - Promover la Misión
 
Domingo XXVII del T. O.
Año A – 8-10-2017

 

Isaías  5,1-7
Salmo  79
Filipenses  4,6-9
Mateo  21,33-43
 
Reflexiones
La viña tiene su cantor. El profeta Isaías, llamado el “Dante de la literatura bíblica”, dedica uno de sus más apasionados cánticos de amor a la viña de un amigo (I lectura). Se trata de una viña plantada con cariño, cuidada, protegida, mimada con gozo y esperanza (v. 1-2.4). “La viña del Señor es su pueblo” (v. 7 y el salmo responsorial). Lamentablemente, la viña  -es decir, el pueblo-  ha sido infiel. En el momento de la vendimia, los frutos esperados se convierten en decepciones y amarguras: agrazones en lugar de uva (v. 4); en vez de frutos de justicia y rectitud, el pueblo ha producido asesinatos y lamentos (v. 7). El drama de esa viña se vuelve, de hecho, en tragedia en la parábola de Jesús (Evangelio). Los labradores, además de adueñarse de la vendimia, se convierten en homicidas: apalean, apedrean y matan a los criados del dueño, e incluso a su hijo (v. 35-39). La aplicación a los hechos de la muerte de Jesús es directa. Sin embargo, el amor de Dios a su pueblo supera cualquier maldad humana. Dios, que se ha insertado en la historia, da un sentido nuevo a los acontecimientos humanos: recupera la piedra  -Jesús-  desechada por los constructores y hace de ella la piedra angular (v. 42), es decir, la base de la salvación para todos los pueblos. Ahora el plan está claro: el que rechaza a Dios se condena a sí mismo a la infructuosidad; tan solo el que lo acepta y permanece en Él da mucho fruto. Porque sin Él no podemos hacer nada (Jn 15,5). Dios quiere obstinadamente nuestro bien, y, por tanto, no se desanima, no cede ante la decepción, no renuncia a los frutos. Lo intenta de nuevo tras cada rechazo: propone siempre ante nuevos pueblos al mismo Salvador, para que, unidos a Él, den frutos de vida (v. 34.41.43).

 
La historia del anuncio del Evangelio en el mundo da cuenta de peripecias y cambios de pueblos que, en épocas sucesivas, acogieron o rechazaron el mensaje cristiano,
con las distintas consecuencias para bien o para mal. Ningún pueblo puede autodefinirse como mejor que los otros, o considerarse evangelizado de una vez por todas. El hecho del nacimiento, el florecer y luego la desaparición de numerosas comunidades en diferentes regiones del mundo, invita a hacer serias reflexiones misioneras. De muchas comunidades cristianas del Norte de África y de Asia Menor  -aunque fueron fundadas por Apóstoles o guiadas por Padres de la Iglesia-  nos quedan tan solo los nombres, unos restos arqueológicos y poco más. Mientras tanto, otros pueblos y continentes se han abierto al Evangelio y siguen dando frutos (en África, América, Asia, Oceanía...); mientras que algunos pueblos del Occidente cristiano, que tiempo atrás eran fuertes en la fe, viven ahora situaciones de cansancio y caídas, con escasos frutos. ¿Cómo recuperar lozanía y vigor en la fe? He aquí el gran desafío para una eficaz acción misionera.

 
San Pablo, al escribir a los Filipenses (II lectura), habla a una comunidad que, en su momento, dio buenos frutos. Él enumera ocho frutos que es preciso cultivar y promover: lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, virtuoso, encomiable (v. 8), como garantía de paz con Dios y con los demás (v. 8-9). Son valores que invitan a pensar en positivo, y constituyen la base para los caminos de la Misión en el mundo, tales como
: diálogo con las otras religiones, inculturación, diálogo ecuménico, promoción de la justicia, salvaguarda de la creación

 
Pablo recomienda estos frutos y valores a los cristianos de Filipos, la primera comunidad que él fundó en Europa durante su segundo viaje misionero (a
ños 49-50); una comunidad con la cual estableció relaciones muy cariñosas. Los orígenes de esta comunidad ofrecen pautas misioneras interesantes. Después del concilio de Jerusalén (Hch 15), Pablo visitó nuevamente las comunidades de Asia Menor, nombró allí unos responsables y se puso a buscar nuevos campos de evangelización (Hch 16,6-7). Estando en Tróada (Asia Menor), tuvo la visión nocturna de un macedonio, que le abrió el camino hacia un mundo nuevo: “Pasa a Macedonia y ayúdanos” (Hch 16,9-10). El mar por delante era estrecho, pero el paso era muy significativo: para Pablo y sus compañeros esa fue la entrada al Imperio Romano. Desde entonces la mirada de Pablo ya estaba puesta en Roma, la capital del Imperio. Los comienzos de la comunidad de Filipos y la invitación del macedonio (“Pasa... y ayúdanos”) constituyen un hecho emblemático y un llamado misionero a las comunidades eclesiales de todo tiempo y lugar, para que acojan el grito  -abierto o silencioso-  de los muchos macedonios de hoy (personas, pueblos, situaciones, acontecimientos...). (*)  Son temas permanentes, que exigen oración, reflexión y compromiso en el octubre misionero y en la fiesta misionera del DOMUND. Pero también después. ¡Siempre!

 
Palabra del Papa

(*)  “¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión? La misión de la Iglesia, destinada a todas las personas de buena voluntad, está fundada sobre la fuerza transformadora del Evangelio. El Evangelio es la Buena Nueva que trae consigo una alegría contagiosa, porque contiene y ofrece una vida nueva: la de Cristo resucitado, el cual, comunicando su Espíritu dador de vida, se convierte en Camino, Verdad y Vida por nosotros (cfr. Jn 14,6). Es Camino que nos invita a seguirlo con confianza y valor. Al seguir a Jesús como nuestro Camino, experimentamos la Verdad y recibimos su Vida, que es la plena comunión con Dios Padre en la fuerza del Espíritu Santo, que nos libera de toda forma de egoísmo y es fuente de creatividad en el amor”.

Papa Francisco
Mensaje para el Domingo Mundial de las Misiones – DOMUND - 2017, n. 1

 Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 8/10: S. Juan Calabria (1873-1954), sacerdote de Verona (Italia), fundador de dos Congregaciones de la Divina Providencia, para jóvenes, pobres y enfermos.
- 9/10: S. Luis Bertrán (1526-1581), sacerdote dominico español, misionero en Colombia, donde evangelizó a los pueblos indígenas y los defendió ante los opresores.
- 9/10: S. Juan Leonardi (1541-1609), fundador de los Clérigos Regulares de la Madre de Dios. Junto con el prelado español J. B. Vives, fundó en Roma una escuela para futuros misioneros ad gentes, que preanunciaba el Colegio de Propaganda Fide (1627).
- 10/10: S. Daniel Comboni (1831-1881), primer obispo-Vicario apostólico de  África Central; elaboró un Plan para “salvar a África por medio de los africanos” (1864) y fundó dos Institutos misioneros. Murió en Jartum (Sudán) a la edad de 50 años. Su lema era: “¡África o muerte!”.
- 11/10: S. Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli, 1881-1963), el “Papa bueno”, que anunció (1959) e inauguró el Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962.
- 12/10: Memoria de 4.966 mártires y confesores (año 483) durante la persecución de los vándalos del rey arriano Hunerico en el África septentrional.
- 12/10: Fiesta de la Virgen “Aparecida”, patrona de Brasil, imagen muy querida por los afrobrasileños.
- 12/10/1492: Llegada de Cristóbal Colón a América, inicio de la conquista colonial del continente y de la evangelización del Nuevo Mundo.
- 12/10: Recuerdo de Simón Kimbangu (+1951), fundador de la Iglesia independiente kimbanguista en Congo.


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)
Sitio Web:   www.euntes.net    “Palabra para la Misión”
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++