PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera
sobre la liturgia dominical

  
AUTORIDAD PARA EL SERVICIO

de la Misión y de la Unidad

 

Domingo 21° del T.O.

Año “A” – Domingo 21.8.2005

 

Isaías  22,19-23

Del Salmo  137

Romanos  11,33-36

Mateo  16,13-20

 

Reflexiones

¿Quién es Jesús? ¿Cuál es su identidad verdadera? ¿Qué opina la gente de Él?… Son las preguntas que nos rebotan del pasado y que son siempre de actualidad. La afirmación central de este domingo es ciertamente la respuesta de Simón Pedro (Evangelio), en nombre también de los demás, sobre la identidad de Jesús: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” (v. 16). Es ésta la conclusión del sondeo de opinión que Jesús realizó con sus discípulos, preguntándoles qué pensaba la gente, y ellos mismos, acerca de Él. La opinión de la gente coloca a Jesús entre los grandes profetas de Israel; lo cual ya es una buena aproximación, aunque todavía en un nivel espectacular. La respuesta de Pedro va más allá de la capacidad humana, porque es fruto de una revelación que viene del Padre (v. 17). Jesús, entonces, en ese clima de apertura, revela a Pedro y a los demás discípulos su proyecto de una nueva comunidad: su Iglesia, che ha de durar por los siglos (v. 18).

 

No obstante las dificultades y resistencias de todo tipo ante este texto de Mateo, el plan de Jesús acerca de su Iglesia sigue vigente, según la tradicional interpretación católica de las tres metáforas: la piedra (v. 18), las llaves (v. 19), el binomio atar-desatar (v. 19), que se completan con la entrega post-pascual a Pedro del servicio de apacentar, con amor, al pueblo de la nueva alianza (cf. Jn 21,15s). No cualquier autoridad es buena para el pueblo, como lo confirma la destitución de Sebna, funcionario intrigante del palacio (I lectura), porque el Señor quiere un “padre para los habitantes de Jerusalén” (v. 21). Para Jesús, que es “el Señor y el Maestro” (Jn 13,14), que “no ha venido para ser servido, sino para servir y dar su vida” (Mt 20,28), la autoridad (las llaves) es entregada a Pedro y a la Iglesia para un servicio al pueblo de Dios en una diaconía sin fin. ¡Por la vida del mundo y por la unidad de la familia humana! Cuanto más amplia es la autoridad, más intenso ha de ser el amor y generoso el servicio. *

 

El Concilio nos da la dimensión teológica y misionera de este proyecto eclesial: “En todo tiempo y en todo pueblo son aceptos a Dios los que le temen y practican la justicia (cf. Hech 10,35). Quiso, sin embargo, Dios santificar y salvar a los hombres no individualmente y aislados entre sí, sino constituirlos en un pueblo” (LG 9). Por eso, “la Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza” (AG 2). Porque “la Iglesia existe para evangelizar” (EN 14). No es un hecho marginal que Jesús hable de este proyecto suyo estando en un territorio pagano (v. 13: región de Cesarea de Filipo), en un contexto geográfico semejante al de la mujer cananea (ver domingo pasado): estos dos hechos narrados por Mateo revelan el carácter universal de la misión de Cristo y de la Iglesia.

 

Un sondeo de opinión, realizado en nuestros días, nos daría igualmente resultados aproximativos y reductivos acerca de la identidad de Jesús: se sabe, en efecto, que una proporción elevada de fieles bautizados se han alejado de Cristo, de su Evangelio y de la Iglesia, situación que requiere de una ‘nueva evangelización’ (cf. RMi 33), con los contenidos y métodos de la misión  ad gentes, o primera evangelización, para que se conviertan en piedras vivas para la edificación de la Iglesia.

 

El Evangelio hodierno y algunos acontecimientos eclesiales de estos días (la reciente fiesta de la Asunción de la Virgen, la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia con la participación del Papa Benedicto XVI, en el contexto del Año de la Eucaristía) vuelven a proponer tres elementos típicos del identikit del católico, que lo caracterizan misioneramente y lo distinguen dentro del confuso panorama religioso de nuestro tiempo, identificándole ante si mismo, ante los no cristianos, ante los protestantes, los ortodoxos y otros grupos. Estos elementos son: la Eucaristía, la Virgen María y el Papa. Son tres amores irrenunciables que llenan de gozo la vida y la misión del cristiano-católico en el mundo entero.

 

 

Palabra  del Papa

*  “Alimentados y sostenidos por la Eucaristía, los católicos no pueden menos de sentirse impulsados a la plena unidad que Cristo deseó tan ardientemente en el Cenáculo. El Sucesor de Pedro sabe que tiene que hacerse cargo de modo muy particular de este supremo deseo del divino Maestro, pues a él se le ha confiado la misión de confirmar a los hermanos (cf. Lc 22, 32). Por tanto, con plena conciencia, al inicio de su ministerio en la Iglesia de Roma que Pedro regó con su sangre, su actual Sucesor asume como compromiso prioritario trabajar con el máximo empeño en el restablecimiento de la unidad plena y visible de todos los discípulos de Cristo. Esta es su voluntad y este es su apremiante deber”.

Benedicto XVI

Primer Mensaje en la Capilla Sixtina, 20 de Abril de 2005

 

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 21/8: B. Victoria Rasoamanarivo (Madagascar, 1848-1894), laica, casada y viuda; tras la expulsión de los misioneros, se entregó al cuidado de los cristianos y a la defensa pública de la Iglesia.

- 22/8: Memoria de la B. V. María Reina, madre del Príncipe de la paz, cuyo Reino no tendrá fin.

- 23/8: S. Rosa de Lima (Perú, 1586-1617), laica terciaria dominica, entregada a la oración y a la penitencia por la conversión de los pecadores, y la salvación de los indígenas y de los pueblos de Oriente.

- 24/8: S. Bartolomé, apóstol, evangelizador y mártir en la India.

- 24/8: S. Emilia de Vialar (Francia, 1797-1856), ardiente misionera para la difusión del Evangelio en las regiones lejanas y fundadora de las Religiosas de S. José de la Aparición.

- 24/8: B. María Encarnación Rosal (1820-1886), nacida en Guatemala, fundadora en varias naciones americanas, fallecida durante una fundación en Tulcán, Ecuador.

- 25/8: S. José de Calasanz (1558-1648), sacerdote español, inició en Roma la primera escuela popular gratuita de Europa (las Escuelas Pías) y fundó con este fin la congregación de los Escolapios.

- 26/8: S. Teresa de Jesús Jornet Ibars (1843-1897), religiosa española, fundadora de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

- 26/8: B. Lorenza (Leucadia) Harasymiv (1911-1952), religiosa de Ucrania; apresada por su fe, falleció mártir en un campo de concentración en Kharsk, cerca de Tomsk (Siberia rusa).

 

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

A cargo de: P. Romeo Ballan, mcci – Director emérito del CIAM, Roma

Sito Web:    www.ciam.org    “Parola per la Missione”