PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El EUNTES.NET propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.

 


Se necesitan hoy muchos apóstoles
para evangelizar el mundo




XIV Domingo del T. O. (“”)

Año C - 08.07.2007

 

Isaías  66,10-14

Salmo  65

Gálatas  6,14-18

Lucas  10,1-12.17-20

 

Reflexiones

Jesús estaba de camino: iba decidido hacia Jerusalén (Evangelio del domingo pasado). Era un viaje misionero y comunitario, cargado de enseñanzas para los discípulos. Poco antes, Jesús había enviado en misión a los Doce (Lc 9,1-6). Poco tiempo después, Lucas (Evangelio) narra la misión de los setenta y dos discípulos: “Designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él” (v. 1). La ‘carta de fichaje’ y las instrucciones para los dos grupos de misioneros  -los 12 apóstoles y los 72 discípulos-  son prácticamente las mismas. Sorprenden, por tanto, esta cercanía y duplicado.

 

¿Quiénes eran los 72? Aquí el número tiene un significado simbólico, que nos lleva a la totalidad de la misión: 72 (ó 70, según los códices) eran los pueblos de la tierra de acuerdo a la ‘tabla de las naciones’ (Gen 10); en igual número eran los ancianos de Israel; además, 72 es un número múltiplo de 12, por lo tanto indica la totalidad del pueblo de Dios. La misión no es tarea sólo de algunos (los 12, justamente), sino obra también de los laicos, es decir, de todos. En estos números se respira un mensaje de universalidad de la misión, en su origen y en sus destinatarios.

 

Las instrucciones son múltiples y significativas, en el estilo de la misión nueva inaugurada por Jesús.

- Los mandó “de dos en dos”: por grupitos; hay que estar en comunión por lo menos con otra persona, para que el testimonio sea creíble. El anuncio del Evangelio no se deja a la iniciativa personal, porque es obra de comunidad de creyentes. Así partieron Pedro y Juan (Hch 3-4; 8,14); Bernabé y Saulo, enviados por la comunidad de Antioquía (Hch 13,1-4).

- Los mandó “por delante...”: ellos son portadores del mensaje de otra persona; no son propietarios o protagonistas, son precursores de Alguien que es más importante, que vendrá después, para cuya venida ellos deben preparar las mentes y los corazones de los destinatarios.

- La mies es abundante, con pocos obreros disponibles. La situación es la misma, ayer y hoy. La solución que Jesús ofrece es doble: “Rueguen, pues...” (v. 2) y “vayan...” (v. 3). Rogar para vivir la misión en sintonía con el Dueño de la mies, ya que la misión es gracia que se ha de implorar para sí y para otros. E ir, porque en cada vocación, común o especial, el Señor ama, llama y envía. Rogar  e ir: dos momentos esenciales e irrenunciables de la misión.  (*)

- El mensaje para llevar  es el don de la paz, en el sentido más completo, para las personas y las familias (v. 5), y sobre todo el mensaje que “está cerca de ustedes el reino de Dios” (v. 9.11). El reino de Dios es, en primer lugar, una persona: Jesús, plenitud del reino. El que acoge encuentra la vida, el gozo, la misión para anunciarlo.

- El estilo de la misión de Jesús y de los discípulos es lo contrario del estilo de los poderosos de turno o de las multinacionales. No se basa sobre la voluntad de dominio, la arrogancia y la codicia (cosas de los lobos: v. 3), sino sobre la propuesta humilde, respetuosa, libre de seguridades humanas (v. 4), atenta a los más débiles (v. 9), ofrecida en la gratuidad, sin buscar compensaciones de otro tipo (v. 20). El Evangelio de Jesús es un mensaje de vida verdadera para todo el que se fía tan sólo de Dios, que es Padre y Madre (I lectura) y de Cristo crucificado y resucitado (II lectura).

 

 

Palabra del Papa

(*)  “La Iglesia necesita hoy muchos apóstoles para evangelizar el mundo del nuevo milenio, y espera encontrar esos evangelizadores entre vosotros, hombres y mujeres jóvenes”. (Lima, Perú, 2.2.1985).

- “Pónganse en primera fila entre aquellos que están prontos a dejar la propia tierra para una misión sin fronteras. A través de sus personas Cristo quiere llegar a la humanidad entera”.

Juan Pablo II

(Mensaje para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, 1985)

 

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 9/7: SS. Agustín Zhao Rong (+1815) y numerosos compañeros mártires en China: en lugares y tiempos diferentes (entre 1648 y 1930) dieron  testimonio del Evangelio de Cristo con su vida y su palabra.

- 9/7: S. Paulina (Amabile Visintainer) del Corazón Agonizante de Jesús (1865-1942), italiana, emigró a Brasil, donde se entregó al cuidado de enfermos y pobres, para los cuales fundó una congregación.

- 11/7: S. Benito de Norcia (480-547), abad, “Padre y Patrono de Europa”, fundador, patriarca de los monjes de Occidente.

- 13/7: S. Enrique II (973-1024), emperador; junto con su esposa S. Cunegonda propagó la fe en Europa, fundó monasterios y diócesis.

- 13/7: B. Mariano de Jesús Euse Hoyos (Colombia 1845-1926), sacerdote diocesano, ejemplar por su sencillez e integridad de vida, y por el celo apostólico en las actividades parroquiales.

- 13/7: B. Carlos Manuel Rodríguez Santiago (1918-1963), laico, primer beato de Puerto Rico; apóstol entre los jóvenes, entregado a la liturgia y a la catequesis.

- 14/7: S. Camilo de Lellis (1550-1614), sacerdote, entregado al servicio de los incurables; fundador de los Ministros de los Enfermos.

- 14/7: S. Francisco Solano (1549-1610), franciscano español, misionero en Panamá, Perú, Argentina.

- 14/7: B. Ghebre Michael (Etiopía, 1791-1855), sacerdote vicentino; se convirtió de la religión copto-ortodoxa, sufrió persecución y martirio.

 

(“”)  Pausa estival: a partir de este domingo, hacemos una pausa en el envío de nuestros comentarios dominicales; volveremos con el domingo 16 de septiembre. Y habrá una novedad: el servicio aparecerá en un nuevo sitio de espiritualidad misionera:  www.euntes.net  Ya se puede visitar, aunque está todavía en fase de elaboración.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballan, mcci – Misionero Comboniano

Sito Web:    www.euntes.net    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++