PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El CIAM propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.

 


Pascua con un “corazón grande como el mundo”




VI Domingo de Cuaresma - Ramos

Año C – 1°.4.2007

Lucas  19,28-40

Isaías  50,4-7

Salmo  21

Filipenses  2,6-11

Lucas  22,14 – 23,56

 

Reflexiones

Tres testigos del mundo misionero nos brindan una ayuda segura en la comprensión y en la celebración del Misterio pascual propio de la Semana Santa. Su palabra nace de la experiencia personal de identificación con Cristo muerto y resucitado. Por tanto, sus testimonios tienen una resonancia universal: ayudan a vivir la Pascua según la amplitud y la profundidad propias del corazón de Cristo.

 

“Siempre los ojos fijos en Jesucristo”.

S. Daniel Comboni, en las Reglas de su Instituto, recomendaba vivamente a los futuros misioneros que se formaran al necesario “Espíritu de Sacrificio”, contemplando con amor a Cristo crucificado:

«El pensamiento perpetuamente dirigido al gran fin de su vocación apostólica debe engendrar en los alumnos del Instituto el espíritu de sacrificio. Fomentarán en sí esta disposición esencialísima teniendo siempre los ojos fijos en Jesucristo, amándolo tiernamente y procurando entender cada vez mejor qué significa un Dios muerto en la cruz por la salvación de las almas. Si con viva fe contemplan y gustan un misterio de tanto amor, serán felices de ofrecerse a perderlo todo y a morir por Él y con Él».

(De los Escritos de D. Comboni, n. 2720-2722).

 

¡Tengo sed!”

La total entrega de la Beata Madre Teresa de Calcuta a la causa misionera tuvo su origen en  la contemplación de las palabras de Jesús en la cruz: ¡Tengo sed! La atención a los últimos en la escala social nacía en ella del deseo de dar satisfacción a la sed de Cristo.

«‘¡Tengo sed!’ Dijo Jesús cuando, en la cruz, se encontraba privado de todo consuelo. Renueven  su celo para saciar su sed en las dolorosas similitudes de los más pobres entre los pobres: ‘Ustedes a mí me lo hicieron’. Jamás separen estas palabras de Jesús: ‘Tengo sed’ y ‘Ustedes a mí me lo hicieron’».

(De los escritos de Madre Teresa de Calcuta).

 

Celebrar la Pascua con un “corazón grande como el mundo”

Ésta es la enseñanza de Mons. Oscar A. Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado mientras estaba celebrando la Eucaristía en la tarde del 24 de marzo de 1980.

«Celebra la Pascua con Cristo tan sólo el que sabe amar, sabe perdonar, sabe aprovechar la fuerza más grande que Dios ha puesto en el corazón del hombre: el amor. La Iglesia siente que su corazón es como el de María, grande como el mundo, sin enemigos, sin resentimientos».

(De las catequesis de Mons. Oscar A. Romero, en la Semana Santa de 1978).

 

 

Palabra del Papa:  la fuerza para transformar el mundo

(*)  “La resurrección no ha pasado, la resurrección nos ha alcanzado e impregnado. A ella, es decir, al Señor resucitado, nos sujetamos, y sabemos que también Él nos sostiene firmemente cuando nuestras manos se debilitan. Nos agarramos a su mano, y así nos damos la mano unos a otros, nos convertimos en un sujeto único y no solamente en una sola cosa. Yo, pero no más yo (cfr Gal 2,20): ésta es la fórmula de la existencia cristiana fundada en el bautismo, la fórmula de la resurrección en el tiempo. Yo, pero no más yo: si vivimos de este modo transformamos el mundo. Es la fórmula de contraste con todas las ideologías de la violencia y el programa que se opone a la corrupción y a las aspiraciones del poder y del poseer”.

Benedicto XVI

Homilía en la Vigilia Pascual, 15.4.2006)

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 1/4: B. Luis Pavoni (1784-1848), sacerdote de Brescia, pionero en el campo social, fundador, entregado a la educación humana, cristiana y profesional de los niños. – Domingo de Ramos.

- 2/4: S. Francisco de Paula (1416-1507), ermitaño de vida austera, fundador de la Orden de los Mínimos.

- 2/4: Bb. Diego Luis de San Vitores (1627-1672), sacerdote jesuita español, y Pedro Calungsod (1654-1672), nacido en las Filipinas, catequista seglar; ambos fueron matados por odio a la fe cristiana y arrojados al  mar en la isla de Guam (Marianas, Oceanía).

- 2/4: B. María Laura Alvarado (1875-1967), nació y vivió en Venezuela, fundadora, entregada a la asistencia a los huérfanos, ancianos y pobres.

- 4/4: S. Isidoro (ca. 570-636), obispo de Sevilla y doctor de la Iglesia, hábil en las ciencias y en la organización; se le considera el último Padre de la Iglesia latina.

- 4/4: S. Benedicto Massarari, llamado el ‘Negro’, descendiente de esclavos africanos (Sicilia, 1526-1589), religioso franciscano, el primer africano negro que fue canonizado (1743). Es co-patrono de Palermo.

- 4/4: Recuerdo de Martin Luther King (n. Atlanta, USA, 1929): líder de los derechos civiles, de la integración racial y de la “no-violencia-activa”, Premio Nobel de la Paz (1964), asesinado en Memphis el 4/4/1968.

- 5/4: S. Vicente Ferrer (1350-1419), sacerdote dominico español, uno de los mayores predicadores y misioneros itinerantes en la Europa occidental.

- 7/4: S. Juan Bautista de la Salle (1651-1719), educador, fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas; Pío XII (1950) lo proclamó patrono especial de todos los maestros.

- 7/4: Jornada Mundial de la Salud, organizada por la ONU-OMS.

- 8/4: Pascua en la Resurrección de Jesucristo, Salvador de todos los pueblos.

 

En el gozo de Cristo Resucitado,

¡Felices Pascuas para todos!

 

Hacemos  una breve ‘pausa pascual’ y volveremos para el domingo 22 de abril

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballan, mcci – Director emérito del CIAM, Roma

Sito Web:    www.ciam.org    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++