PALABRA PARA LA MISIÓN
Apuntes de reflexión misionera sobre la liturgia dominical

El EUNTES.NET propone, semanalmente, para laicos, religiosas y sacerdotes un itinerario de reflexiones sobre la liturgia dominical en clave misionera. Se ofrecen apuntes para una meditación misionera, personal o comunitaria, sobre la Palabra de Dios, la cual, de manera constante y sorprendente, sigue iluminando, fortaleciendo y sosteniendo el camino misionero de la Iglesia, para la vida del mundo.


El Buen Pastor llama a otros a ser pastores


IV Domingo de Pascua
Año “A” – Domingo  13.4.2008

 

Hechos  2,14.36-41
Salmo  22
1Pedro  2,20-25
Juan  10,1-10
 

Reflexiones
El cuarto domingo de Pascua es, tradicionalmente, el “Domingo del Buen Pastor”, por el pasaje del Evangelio de hoy. El Buen Pastor es la primera imagen utilizada por los cristianos en las catacumbas para representar a Jesucristo, muchos siglos antes de la imagen del crucifijo. La razón de esta antigüedad radica ciertamente en la riqueza bíblica de la imagen del ‘pastor’ ya en el Antiguo Testamento (cf. Éxodo, Ezequiel, Salmos…). Jesús se ha identificado con el pastor, y el evangelista Juan lo ha leído en clave mesiánica, con abundantes expresiones que indican la relación vital entre el pastor y las ovejas: entrar-salir, abrir, llamar-escuchar, conducir, caminar-seguir, conocer… Hasta la identificación de Jesús con la ‘puerta’ (v. 7.9); puerta de salvación (v. 9), que significa ‘vida en abundancia’ (v. 10). En efecto, Jesús se autodefine como el buen pastor que entrega su vida por las ovejas (v. 11). Es interesante notar que el texto griego emplea un sinónimo: el pastor hermoso (v. 11.14), es decir, bueno, perfecto, que reúne en sí la perfección estética y ética.

 

Él ofrece su vida por todos: Él tiene también otras ovejas a las que debe recoger, hasta formar un solo rebaño con un solo pastor (v. 16). Él no renuncia a ninguna de ellas, aunque estén lejos o no le conozcan: todas tienen que entrar por la puerta que es Él mismo, porque Él es el único Salvador. La misión de la Iglesia se mueve entre estos parámetros de oblación y de universalidad: vida ofrecida por todos, la perspectiva del único redil, la vida en abundancia... Aunque la grey sea numerosa, nadie queda perdido en el anonimato, nadie sobra, antes bien las relaciones son íntimas y personales: el pastor conoce a sus ovejas, las llama a cada una por el nombre y las saca fuera (v. 3).

 

La intensidad y el amor con que el buen pastor ofrece su vida por las ovejas aparecen en la predicación de Pedro el día de Pentecostés (I lectura), con la invitación a la conversión, al bautismo y a recibir el don del Espíritu Santo (v. 38). Aparecen, asimismo, en la carta del mismo Pedro (II lectura), que se inspira en el cuarto versículo del Siervo (Is 53): Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo, para que sigamos sus huellas (v. 21); sus heridas nos han curado. La familia humana, descarriada y errante por causa del pecado, ha encontrado salvación y unidad en Cristo, pastor y guardián de la vida de todos (v. 25). Seguir las huellas del Buen Pastor es la invitación y el objetivo que se propone la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones: el Señor sigue llamando también a otros a compartir su destino y su misión para la vida de toda la familia humana. El tema de este año nos propone reflexionar y orar por “las vocaciones al servicio de la Iglesia-misión”. (*)

 

Las vocaciones de especial consagración (al sacerdocio, vida consagrada, vida misionera, servicios laicales…) encuentran solidez y alegría en la experiencia personal de sentirse amado y llamado por Alguien que existe antes que uno. Se trata de una experiencia fundante, la misma que el teólogo protestante K. Barth, superando el idealismo cartesiano, expresa así: “Cogitor, ergo sum” (soy pensado, luego existo). El Salmo 22 expresa, con lenguaje de alta poesía, la seguridad y la tranquilidad interior del que pone su confianza plena en el Señor, el Buen Pastor. Éste es el camino para una vocación segura, radical y duradera, “en la casa del Señor por años sin térmiino” (v. 6).

 

 

Palabra del Papa
(*)  “Como verdaderos testigos, «revestidos de la fuerza que viene de lo alto» (Lc 24,49), los discípulos predican «la conversión y el perdón de los pecados» (Lc 24,47) a todos los pueblos. Precisamente porque el Señor los envía, los Doce se llaman «apóstoles», destinados a recorrer los caminos del mundo anunciando el Evangelio como testigos de la muerte y resurrección de Cristo... El libro de los Hechos de los Apóstoles atribuye un papel muy importante también a otros discípulos, cuya vocación misionera brota de circunstancias providenciales, incluso dolorosas, como el ser expulsados de la propia tierra por ser seguidores de Jesús (cf 8, 1-4)... Al principio, como también después, lo que «apremia» a los Apóstoles (cf 2Co 5,14) es siempre «el amor de Cristo». Fieles servidores de la Iglesia, dóciles a la acción del Espíritu Santo, innumerables misioneros han seguido a lo largo de los siglos las huellas de los primeros apóstoles... El amor de Cristo, de hecho, se comunica a los hermanos con ejemplos y palabras; con toda la vida”.

Benedicto XVI

Mensaje para la XLV Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones (2008) n. 2-3-4.

 

 

Siguiendo los pasos de los Misioneros
- 13/4: XLV Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones: “Las vocaciones al servicio de la Iglesia-misión”.

- 13/4: B. Scubilion (Jean Bernard) Rousseau (1797-1867), religioso francés de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, misionero, “catequista de los esclavos” en la isla de la Reunión (Oc. Índico).

- 15/4: B. Damián de Veuster (1840-1889), de la Congregación de los Sagrados Corazones (Picpus), apóstol de los leprosos; murió de lepra en Molokai (Islas Hawaii, Oc. Pacífico).

- 15/4: Recuerdo del presidente norteamericano Abraham Lincoln, promotor de la integración racial y defensor de la emancipación de los esclavos, asesinado en 1865.

- 16/4: S. María Bernardita Soubirous (1844-1879): a la edad de 14 años fue depositaria de las apariciones de la Virgen Inmaculada en Lourdes (1858).

- 17/4: Beata Catalina Tekakwitha (1656-1680), indígena de Quebec (Canadá); es la primera beata ‘piel roja’ de América que subió al honor de los altares (1980).

- 18/4: Recuerdo de la apertura de la I Conferencia afroasiática en Bandung (Indonesia, 1955), para la independencia y la identidad de los Países del Tercer Mundo.

- 19/4: B. Santiago Duckett (+1602), laico casado, encarcelado durante 9 años y asesinado en Londres bajo la reina Isabel I, por haber vendido libros católicos. En fechas cercanas a ésta, se hace memoria de muchos otros católicos martirizados en Inglaterra bajo la misma reina y bajo otros reyes.

- 19/4: Elección de Papa Benedicto XVI (2005).

 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)

Sitio Web:   www.euntes.net    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++